Buen hijo, buen Padre

Otros
Buen hijo, buen Padre

“Cuando fallece una persona conocida, buena y querida, afluyen a la mente mil recuerdos diversos”. En este texto se recuerda a Mons. Javier Echevarría...

Textos espirituales

Buen hijo, buen Padre

Buen hijo, buen Padre

“Cuando fallece una persona conocida, buena y querida, afluyen a la mente mil recuerdos diversos”. En este texto se recuerda a Mons. Javier Echevarría y se reflexiona sobre la huella que ha dejado su vida.

Los demás y yo: versos del mismo poema

Los demás y yo: versos del mismo poema

Tenemos una historia, una familia, un vecindario, una cultura... Cada uno de nosotros es hogar y puede por eso crear hogar allí donde va. El camino siempre abierto de la madurez de la personalidad pasa por vivir y concebir nuestra vida en función de los demás.

Últimas Publicaciones

Santa Misa por el Padre en Nicaragua

Santa Misa por el Padre en Nicaragua

A propósito del fallecimiento del Prelado del Opus Dei, Mon. Javier Echevarría, se celebró una Santa Misa el pasado miércoles 14 de diciembre en sufragio suyo en Managua

El Poder del Servicio: Felicidad hecha en Casa

El Poder del Servicio: Felicidad hecha en Casa

“El Poder del Servicio: Felicidad hecha en Casa” fue el tema del III Encuentro de la Hospitalidad del Caribe donde participaron escuelas hoteleras de Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico y Costa Rica el pasado mes de junio de 2016.

Mensaje del día

“¡Señor, que no sé rezar!”

Si de veras deseas ser alma penitente –penitente y alegre–, debes defender, por encima de todo, tus tiempos diarios de oración –de oración íntima, generosa, prolongada– y has de procurar que esos tiempos no sean a salto de mata, sino a hora fija, siempre que te resulte posible. No cedas en estos detalles. Sé esclavo de este culto cotidiano a Dios, y te aseguro que te sentirás constantemente alegre. (Surco, 994)

Cuando veo cómo algunos plantean la vida de piedad, el trato de un cristiano con su Señor, y me presentan esa imagen desagradable, teórica, formularia, plagada de cantilenas sin alma, que más favorecen el anonimato que la conversación personal, de tú a Tú, con Nuestro Padre Dios -la auténtica oración vocal jamás supone anonimato-, me acuerdo de aquel consejo del Señor: en la oración no afectéis hablar mucho, como hacen los gentiles, que se imaginan haber de ser oídos a fuerza de palabras. No...

el opus dei, en primera persona

la actualidad sobre el papa francisco